Rellenos faciales: Descubre todos sus mitos y realidades.

rellenos faciales

Los rellenos faciales son uno de los tratamientos de medicina estética más demandados pero no por ello están exentos de controversia. Los rellenos faciales consisten en la utilización de materiales inyectables siendo el más frecuente es el ácido hialurónico. El objetivo principal es devolver un aspecto más juvenil en el rostro, regenerando el volumen y disimulando las arrugas que aparecen con el paso del tiempo.

La mayoría de personas interesadas en someterse a un tratamiento de rellenos faciales suelen plantearse muchas dudas. ¿Son peligrosos? ¿Cuánto debo pagar para que sea eficaz y seguro? ¿Dónde realizar el tratamiento con más seguridad?  En este post vamos a responder a las preguntas más frecuentes.

1. Los rellenos faciales han reemplazado a la cirugía facial. 

A edades tempranas los rellenos faciales permiten disimular los signos del envejecimiento, generando un rostro más juvenil y retrasando la cirugía. Sin embargo, en rostros maduros los signos del envejecimiento implican pérdida de volumen, flaccidez y descolgamiento cutáneo. Esto no puede tratarse solo con rellenos faciales. Si hay que estirar y reposicionar la piel en su posición de antaño se necesita la cirugía de lifting facial. Así como reponer volumen con rellenos o tejido graso.

2. Todos los pacientes envejecen de la misma forma y por ello son candidatos a los mismos tratamientos.

Esto es completamente falso. Cada paciente tiene una carga genética determinada y está expuesto a factores externos diferentes. Esto hace que su piel y su proceso de envejecimiento varíen. Por ello, un paciente puede necesitar volumen en pómulos o labios, mientras que otro necesita volumen en otras zonas. Será tu médico quien deba asesorarte sobre qué rellenos faciales se ajustan mejor a tus necesidades.

3. Los rellenos permanentes son más baratos a la larga.

Los rellenos faciales permanentes dan complicaciones permanentes. Sin lugar a dudas y si queremos evitar dolores de cabeza en el futuro, lo mejor son los rellenos reabsorbibles y con un uso más que contrastado. El ácido hialurónico y la hidroxiapatita cálcica son ejemplos de ellos. Llevan utilizándose durante años sin apenas complicaciones. Su gran ventaja es que son sustancias naturales que se reabsorben de forma completa al cabo de 12-18 meses, dejando atrás simplemente un efecto de hidratación y reordenación del colágeno. Puede que sean más caros de entrada, pero a largo plazo envejecen mejor con el paciente, ofreciendo resultados más naturales y muchas menos complicaciones.

4. Los rellenos faciales solo son rellenos. Puedes tratarte en cualquier lugar pagando mucho menos.

Tanto en medicina estética como en la vida real, la calidad que obtienes depende de lo que pagas. Los precios del producto los pone el laboratorio que lo produce, por lo que normalmente los precios del mercado suelen ser similares. Cuando los precios son muy bajos suelen ser productos inferiores y de durabilidad menor. Además con el precio no solo se está pagando el producto que se inyecta sino también el personal y las instalaciones. No es lo mismo acudir a un centro de belleza donde te trata una esteticista, que a un hospital con personal médico cualificado experto en medicina estética. Los rellenos faciales no están exentos de complicaciones y estas pueden ser muy graves si se realiza por manos inexpertas.

5. Existen muchos tipos de rellenos en el mercado. ¿Por qué no utilizar los más baratos o el mismo siempre?

El que existan rellenos faciales con diferentes características se debe justamente a que existen varias zonas a tratar en la cara, que requieren rellenos más o menos densos con unas características diferentes. Por ejemplo, la piel de la ojera es muy fina por lo que la densidad del producto ha de ser menor para evitar que se pueda apreciar el relleno. Sin embargo en el pómulo se pone el producto en profundidad sobre el hueso y debe ser más denso. Esto hace que el precio cambie y que sea el médico, quien deba elegir entre los distintos productos del mercado para obtener el mejor resultado.

6. Los rellenos son materiales peligrosos y producen enfermedades.

Actualmente los rellenos reabsorbibles se producen por biotecnología, lo que quiere decir que se diseña una determinada molécula y se produce en un laboratorio de forma muy controlada. Se obtiene una sustancia natural, muy segura y que desaparece completamente del organismo sin dejar secuelas al cabo de los meses. Estas sustancias existen en el cuerpo humano de forma natural y su cantidad disminuye durante el proceso del envejecimiento. Por tanto no estamos alterando el organismo. Solo regenerando una sustancia perdida en una zona muy concreta para aumentar su hidratación, el volumen y mejorar la calidad de la piel.

7. ¿Cómo puedo saber si el relleno que usa mi médico es seguro?

El médico está en la obligación de enseñarte el producto que está utilizando y demostrar que cumple con la normativa europea y española. Además debe cumplir con toda la normativa sanitaria a la hora de realizar el tratamiento. Esto es la utilización de instalaciones médicas adecuadas, utilizar material desechable y una correcta limpieza y antisepsia para evitar las infecciones.

Esperamos haber resuelto tus dudas sobre los tratamientos con rellenos faciales. Consúltanos sin compromiso.