Realce y aumento de labios

El realce y aumento de labios, es el tratamiento de estética de moda, eso es indiscutible. La demanda ha crecido gracias a las redes sociales y a las fotos de las celebridades, con sus resultados de antes y después. Dada la cantidad de dudas que nos plantean en consulta, hemos escrito este post para aclarar las más frecuentes sobre el tema:

Diferencia entre perfilado, aumento y proyección:

Existen diferentes técnicas para tratar los labios. La elección dependerá de la anatomía de la boca del paciente y su deseo:

  • Perfilado: consiste en mejorar y delimitar los bordes del labio, el arco de cupido y el filtrum (aquellas columnas que bajan desde la nariz hasta el labio). En muchas pacientes, el labio se va desdibujando con la edad, por lo que cuesta incluso utilizar el labial sin salirse del labio. Con esta técnica, se mejora y restaura la anatomía del labio.
  • Proyección: consiste en colocar el relleno en la zona más anterior del labio, de tal forma que el labio sale un poco y deja de estar escondido. Esto genera la sensación de que la paciente tiene más labio, pero simplemente lo que se ha hecho es sacarlo de dentro de la boca. Se utiliza en pacientes que quieren mejorar la zona sin mucho volumen.
  • Volumen: en este caso si queremos incrementar el tamaño del labio, generando una forma más voluptuosa. El relleno se coloca en la parte más interna del labio, lo que genera que aumente su grosor. Esta técnica se suele aplicar más en pacientes jóvenes que no desean un resultado tan natural.

 

Tipos de rellenos:

El material con el que se rellena el labio influye tanto en los resultados como en la duración del mismo.

  • Ácido hialurónico: Es un material reabsorbible y que da muy pocas complicaciones, se integra muy bien en el tejido y da resultados naturales. Como desventaja tiene la durabilidad que es de unos 3 a 6 meses, dada la gran movilidad de los labios, lo que contribuya a que se reabsorba pronto. Se realiza con anestesia local y en la consulta.
  • Tejido graso: pertenece al propio paciente, no se rechaza y se integra bien, dando resultados naturales. La desventaja es que se pueden necesitar varias sesiones por ser una zona móvil. Al alcanzar el volumen correcto los resultados duran años. Se realiza con anestesia local y en quirófano.
  • Prótesis de silicona: el resultado es permanente, aunque menos natural. En ocasiones se aprecia un efecto extraño con la movilidad del labio, que aparece menos flexible. Requiere un periodo de recuperación de 1 semana tras la colocación. Se pueden retirar en cualquier momento. Se realiza con anestesia local y en quirófano.

 

Técnica de aplicación:

Las explicaremos según el relleno elegido:

  • Ácido hialurónico:
    • Inyección con aguja: permite corregir zonas más específicas del labio. Puede causar más hematomas y el riesgo teórico de contaminación del relleno, por lo que puede que dure menos.
    • Inyección con cánula: permite aplicar el relleno de forma más homogénea, además de que evita la contaminación del relleno.
  • Tejido graso: Se infiltra con cánulas.
  • Prótesis de silicona: se introducen en el labio por dos pequeñas incisiones en la mucosa, por lo que apenas de aprecia la cicatriz.

Efectos secundarios:

Se pueden apreciar según los rellenos, la cantidad que se ponga y la técnica de aplicación

  • Artificialidad: sobretodo con grandes aumentos de volumen, la paciente pierde la capacidad de silbar o arrugar los labios.
  • Hematomas: más frecuentes con la infiltración con aguja, suelen desaparecer en 7 días
  • Asimetrías: falta de igualdad en la distribución del relleno. Se corrige poniendo más volumen donde hace falta.
  • Nódulos: se palpan o aprecian pequeños bultitos, suelen deberse al propio producto. Son menos frecuentes con la cánula. Suelen desaparecer con el masaje los primeros días.
  • Exceso de volumen: existen distintas técnicas para retirarlo. Con los materiales de relleno permanentes, es más difícil y por eso actualmente no están muy recomendados.

Resultados:

Que se obtenga naturalidad o artificialidad con el tratamiento, depende mucho de los deseos de la paciente, además de la filosofia de trabajo del médico o cirujano. Algunos profesionales se reconocen por hacer siempre lo mismo (su marca personal), poner grandes labios con aspecto artificial, lo que genera muchas veces cierto rechazo social en pacientes con más años. Por ello es importante que el paciente entienda que existen distintas formas de trabajar y mejorar los labios, individualizando siempre cada caso.