Eliminación de tatuajes

Para remover un tatuaje con la ayuda del láser, se suelen requerir varias sesiones y dependerá de la profundidad a la que esté depositada la tinta, su tono y su densidad, su composición y la técnica utilizada para su colocación, el tiempo transcurrido desde su colocación, etc. Los resultados son acumulativos y la intensidad de la tinta va disminuyendo progresivamente, sin existir un límite de sesiones para el tratamiento, se parará hasta que el paciente o el médico aprecien un buen resultado. Tras el tratamiento, si el tatuaje se observa desde los de 3-4 metros de distancia, será imperceptible al ojo, sin embargo, visto muy de cerca, se conseguirá apreciar la zona donde estuvo el tatuaje debido a variaciones sutiles de la pigmentación cutánea e incluso su textura. Por ello, aunque la mejora siempre será evidente y los pacientes suelen quedar muy satisfechos con los resultados, es imposible eliminar al 100% los restos de tinta de la piel, pues quedan dentro de una cicatriz interna que se forma alrededor de la tinta en el momento de su colocación. En nuestro hospital contamos con un equipo de láser Q-switched que permite tratar los colores: rojo, naranja, amarillo y negro.
hsr-logo

Asesoramiento Personalizado

Solicita asesoramiento espercializado si necesitas resolver alguna duda o quieres llevar a cabo tu tratamiento.

Hospitales San Roque pone a tu disposición un equipo de profesionales que atenderán todas tus consultas

He leído y acepto la política de privacidad
Confirmo que son mayor de 18 años Deja este campo en blanco, por favor.