¿Qué es?

El aumento de mama con tejido graso se trata de una cirugía que permite aumentar el volumen de las mamas con el propio tejido graso del paciente. Algunas causas genéticas como un déficit en el crecimiento de la mama, una mama tuberosa, los procesos que ocurren tras el parte o la retirada de unas prótesis de mama son algunas de las causa por las que dicho volumen no es el deseado.

¿Para qué sirve?

La utilización de tejido graso como tejido de relleno permite aumentar zonas de la mama de forma global o zonas concretas, mejorando así su forma desde un punto de vista estético. La ventaja de utilizar tejidos propios respecto a otras técnicas es que no existe rechazo y el tacto será más natural, con unos efectos muy fisiológicos. Además, puede ser un complemento para técnicas clásicas como el aumento mamario con prótesis o la corrección de malformaciones de la mama, e incluso ser un procedimiento de rescate para los pocos casos de pacientes que han tenido complicaciones con prótesis de mama en las que estas deben ser retiradas, pero la paciente desea seguir teniendo volumen.

¿Quien lo hace?

En Hospitales San Roque contamos con el Dr. Jaime Ospina, cirujano plástico formado vía oposición MIR y miembro de la Sociedad Española de Cirugía Plástica (SECPRE) y de la Asociación Americana de cirugía plástica y estética (ASAPS). Posee una amplia formación en las técnicas de lipofilling, adquiridas en prestigiosos centros de cirugía plástica de todo el mundo.

¿Cómo se realiza?

Con la paciente de pie y frente a un espejo, se realiza el marcaje prequirúrgico de las zonas a rellenar en la mama y de las zonas donantes del tejido graso. De esta forma, la paciente puede indicar con exactitud al cirujano cuáles son las zonas a tratar y conseguir el resultado deseado.

La liposucción se realiza con cánulas de diferentes tamaños según la zona y la cantidad de tejido graso que sea necesaria, a través de incisiones muy pequeñas de 3-5mm que dejan una cicatriz casi imperceptible. Posteriormente el tejido obtenido de la liposucción se procesa mediante diferentes métodos dependiendo del caso (lavado y centrifugado o lavado y decantación).

Dependiendo del caso, se realizarán técnicas complementarias en la mama como puede ser su elevación, la retirada de prótesis antiguas o el remodelado de su forma en mamas tuberosas. Tras esto, se procede a la infiltración de tejido graso hasta alcanzar una forma y volumen equilibrados con el cuerpo de la paciente.

Finalmente se colocan prendas de presoterapia en la zona donante para evitar el edema postoperatorio y se venda la zona tratada para que el injerto graso permanezca en la posición deseada.

¿Cómo es la recuperación?

Se requiere una noche de ingreso. Deberá utilizarse la faja durante el tiempo indicado (no superior a un mes) y se indicarán masajes de drenaje linfático para disminuir el edema postoperatorio de la zona donante. Al principio no se deberán realizar manipulaciones en la zona tratada, pues el relleno corre el riesgo de desplazarse.

¿Cuántas veces puedo o debo hacerlo?

Los injertos grasos tienen una tasa de integración elevada. El tejido injertado suele conservarse y solo se observa una mínima reabsorción en los meses postoperatorios. Por esto, una única intervención suele ser suficiente. Sin embargo, mientras la paciente tenga zona donante de tejido graso se puede repetir la intervención para ganar más volumen, siempre que hayan pasado al menos seis meses desde la primera operación. El resultado es permanente. El tejido graso injertado tendrá el mismo comportamiento que el resto de tejido graso del cuerpo, por lo que se verá influenciado por aumentos o disminuciones de peso.

¿Cuáles pueden ser las complicaciones?

Al tratarse de tejido propio, no existe rechazo. El porcentaje de complicaciones es bajo, pudiendo observarse infecciones, seroma o la formación de calcificaciones o quistes oleosos en la zona injertada por necrosis del injerto. Actualmente no existe evidencia científica que demuestre que aumente el riesgo de otras enfermedades. Países como Estados Unidos y Francia ya han aprobado esta técnica. En cuanto a la interferencia con las técnicas de imagen a la hora de controlar y descartar un cáncer de mama, gracias a la técnica que empleamos en la colocación del relleno y a la profesionalidad de nuestro servicio de radiología, no suelen crearse muchas confusiones y sobreindicarse biopsias innecesarias.
hsr-logo

Asesoramiento Personalizado

Solicita asesoramiento espercializado si necesitas resolver alguna duda o quieres llevar a cabo tu tratamiento.

Hospitales San Roque pone a tu disposición un equipo de profesionales que atenderán todas tus consultas

He leído y acepto la política de privacidad
Confirmo que son mayor de 18 años Deja este campo en blanco, por favor.