¿Qué es?

La lipoestructura facial consiste en la utilización del tejido graso del paciente, obtenido mediante liposucción, para rellenar zonas de la cara que han perdido su volumen por el proceso del envejecimiento, devolviendo al rostro un aspecto más atractivo y juvenil. Igualmente, está demostrado que este tipo de injerto aporta tejido vascularizado y sano.

¿Qué se puede mejorar?

Dependiendo del tamaño del injerto graso podremos aplicarlo en diferentes zonas:

  • Injertos: relleno de la zona malar, zona temporal, surcos, perfilado mandibular y aumento de mentón.
  • Microinjertos: Relleno de la región periocular, corrección del tear trough, párpados vacíos y de las ojeras.
  • Nanofats: rejuvenecimiento cutáneo y ojeras.

¿Cómo se realiza?

Suele usarse anestesia local con o sin sedación. Se realiza el marcaje prequirúrgico de la zona a tratar y a liposuccionar. Para extraer la grasa, se realiza una liposucción con cánulas muy finas (2 o 3 mm de diámetro) a través de incisiones de 3-5mm que dejan una cicatriz casi imperceptible.

El tejido graso obtenido de la liposucción se procesa mediante diferentes métodos, dependiendo del caso, y se infiltra de forma precisa con microcánulas en el área receptora. Las infiltraciones se realizan a través de orificios de 1mm que prácticamente no dejan cicatriz. Durante el proceso de infiltración se comprueban las modificaciones que se producen, controlando la cantidad y la posición en la que se inyecta.

Finalmente, se colocan prendas de compresión en la zona donante para evitar el edema postoperatorio y la zona infiltrada se venda o se feruliza con esparadrapos para que el injerto graso permanezca en la posición deseada sin desplazarse.

Post-operatorio

El tiempo de hospitalización es de menos de un día. Tras el alta hospitalaria, se deben utilizar las prendas de compresión durante un periodo no superior a un mes y se realizarán masajes de drenaje linfático para disminuir el edema postoperatorio de la zona donante. En la zona receptora no se deberán realizar manipulaciones, pues el relleno puede desplazarse con la presión externa en los primeros días.

En caso de ser necesario un segundo tiempo de relleno, se podrá realizar siempre que se disponga de zona donante, no antes de 3-4 meses como mínimo.

El resultado es permanente, pues una vez que se integra, el injerto permanece de por vida.

Complicaciones

Son pocas, pues se trata de una técnica poco invasiva y se usa material del propio cuerpo, por lo que no existe rechazo. Realizada en manos entrenadas, se disminuyen complicaciones graves como perforaciones con la liposucción o embolias grasas por infiltración de tejido graso dentro de un vaso sanguíneo. Dentro de las complicaciones menos graves se pueden observar infecciones, seromas o la formación de calcificaciones o quistes oleosos.
hsr-logo

Asesoramiento Personalizado

Solicita asesoramiento espercializado si necesitas resolver alguna duda o quieres llevar a cabo tu tratamiento.

Hospitales San Roque pone a tu disposición un equipo de profesionales que atenderán todas tus consultas

He leído y acepto la política de privacidad
Confirmo que son mayor de 18 años Deja este campo en blanco, por favor.