¿Qué es?

El objetivo de la blefaroplastia es la mejora y rejuvenecimiento de la mirada. Para ello se realiza un remodelado de la piel y de las bolsas de tejido graso de los párpados, tanto superiores como inferiores. Se trata de una cirugía clásica y muy utilizada que ha sufrido innovaciones en los últimos años, como son la introducción del abordaje transconjuntival (no deja cicatriz externa al realizarse desde dentro del párpado) y la utilización del láser fraccionado de CO2.

¿Cuál es la ventaja con el uso del láser?

Nos permite la resección de los tejidos de forma más precisa, minimizando el sangrado y la inflamación postquirúrgica, permitiéndonos realizar un “resurfacing” de la piel, lo que mejora notablemente el aspecto de la misma al eliminar las arrugas.

¿Necesito una blefaroplastia?

Si notas que tu mirada está cansada aunque hayas dormido lo suficiente, que parece triste o que tus amigos y familiares te preguntan qué te pasa de forma reiterada, probablemente estás sufriendo un proceso de envejecimiento de la zona periocular, más que cansancio o preocupaciones. Habitualmente el exceso de piel, así como la laxitud de las estructuras, permiten el descolgamiento de los tejidos tanto internos como externos, lo que produce el efecto de envejecimiento.

¿Cómo se realiza?

Se suele utilizar desde anestesia local, acompañada o no de sedación, hasta anestesia general en casos más complejos. Se pueden operar a la vez los cuatro párpados o solo los superiores o inferiores, según cada caso.

Blefaroplastia superior: La cirugía consiste en resecar la piel sobrante en el párpado superior, músculo orbicular en ocasiones y bolsas grasas cuando éstas protruyen y dan sensación de exceso de volumen. La cicatriz resultante queda oculta en el pliegue palpebral por lo que prácticamente no se nota. En caso de que exista una mínima ptosis o caída del párpado también se puede aprovechar la misma cirugía para reparar el músculo elevador del párpado superior, mejorando la apertura ocular y devolviendo la simetría a la mirada. La cirugía se asiste con la tecnología de láser CO2, que nos permite vaporizar los tejidos con mínimos sangrados y menos inflamación, lo que se traduce en una recuperación más rápida del paciente.

Blefaroplastia inferior: se realiza a través de un abordaje subciliar (en la piel por debajo de las pestañas) o transconjuntival que se hace por dentro del párpado, por lo que no queda cicatriz visible externa. A través de dicho abordaje se extraen las bolsas grasas con la ayuda del láser, lo que reduce el sangrado y las complicaciones, acortando el tiempo de recuperación pues produce menos inflamación que la cirugía convencional con bisturí eléctrico. La piel sobrante se trata mediante un resurfacing con láser, lo que causa un retensado de la piel, devolviendo el aspecto juvenil que tuvo antaño. En ocasiones es necesario añadir una cantopexia, que es la fijación del borde externo del párpado inferior al hueso orbitario, para darle tensión y evitar que “cuelgue” o se produzca un ectropión.

¿Quién la realiza?

En nuestro centro contamos con el Dr. Jaime Ospina, Especialista en Cirugía Plástica y Estética, título obtenido vía MIR. Además es socio de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética y posee la cualificación europea de su especialidad. Todo esto hace que sea un especialista con una base reconstructiva que permite aportar seguridad a los procedimientos estéticos.

¿Necesito alguna prueba especial?

Según el tipo de anestesia y la edad del paciente, puede ser necesaria la realización de una analítica, una radiografía de tórax y un electrocardiograma, así como la valoración por un anestesista. En caso de existir alguna patología ocular, también puede solicitarse previamente la valoración por un oftalmólogo.

¿Y qué ocurre durante los días post-cirugía?

Habitualmente aparecen hematomas en la región palpebral que pueden disimularse con el uso de gafas de sol. Si se ha realizado un resurfacing, la zona se inflama y se cubre de costras superficiales que van cayéndose con los días, tras lo que la piel queda enrojecida durante las primeras semanas y con sensación de tensión. Este enrojecimiento puede disimularse con la utilización de maquillaje y gafas de sol.
hsr-logo

Asesoramiento Personalizado

Solicita asesoramiento espercializado si necesitas resolver alguna duda o quieres llevar a cabo tu tratamiento.

Hospitales San Roque pone a tu disposición un equipo de profesionales que atenderán todas tus consultas

He leído y acepto la política de privacidad
Confirmo que son mayor de 18 años Deja este campo en blanco, por favor.